martes, 25 de abril de 2017

EL PRIMER COCHE DE PORTUGALETE EN 1907



Días pasados, Fernando Matabuena, uno de nuestros seguidores mas asiduos a través de facebook, nos daba la noticia preguntándonos:
Sabías que el primer coche matriculado en Portugalete fue hace 110 años, en 1907, un Panhard & Levassor U2 18/30 HP 4 cilindros como el de la foto y con matrícula BI-49. Su propietario era Santiago del Portillo Pérez del Camino, casado con Ángela Teófila Nemesia de Carranza y de los Campos, hija de Fernando de Carranza Arroyo y Petra de los Campos y el Casal.
Para completar la noticia recurrimos a nuestro incondicional amigo Fernando López de Lerena, ya que el citado Santiago del Portillo fue su bisabuelo.
Al margen de que volvamos sobre la biografía de este personaje, recogemos lo relacionado con su afición a los coches, según nos trasmite Fernando:

   Fue miembro del Real Automóvil Club y participó en algún circuito organizado por dicho Club, siendo en ocasiones miembro del jurado, como fue en la "Gran Carrera Automotorista de Barázar" celebrada 19 de abril de 1914 junto a los Sres. Pedro Orue (Presidente del Automóvil Club de Vizcaya), Antxon Bandrés, Angel Maiz (Alcalde de Ceánuri), Luis Allende , etc. Esta prueba fue una de las muchas que organizaba el Automóvil Club de Vizcaya junto al Club Deportivo de Bilbao.
La afición por los coches en la familia Del Portillo continuó y así vemos que su hijo, Fernando del Portillo Carranza, con un Amilcar, participó en 1929, con 25 años, en la "Subida a Castrejana".
En una ocasión tuve la oportunidad de charlar en el chalet Carranza con el Señor Villanueva (quien había nacido allí mismo y allí vivió buena parte de su vida) y me contó que era habitual ver en la finca del chalet numerosos coches franceses, ingleses, etc... Coches preciosos que no era fácil ver en aquellos años 20 y 30,
Yo sólo conservo la foto del Chrysler Six, pero en aquellos años se podría ver el Amilcar de Fernando y otros coches.
Con relación a coches que se movieron por Portu te envío también una foto del Chrysler Six de mi abuelo, José Mª López de Lerena Epalza (casado con Concepción del Portillo Carranza) que no sé si se hizo en Portu o en Orduña, pues es donde iban en verano... quizá tú reconozcas algo en la misma... El coche tiene matrícula de Vitoria, pues tenían casa en Arratia e imagino que por eso.



lunes, 24 de abril de 2017

EL Nº 22 DE CUADERNOS PORTUGALUJOS YA ESTA EN LA CALLE




El último número de Cuadernos Portugalujos ya está en correos para los suscriptores y en los sitios de costumbre para el público en general.

Como es habitual, todos sus temas han sido recogidos en este blog y son los siguientes:


Mujeres en el Comercio. Mariví, la zapatera.

Álbum familiar.

Mujeres en el arte. Maria Franciska Dapena y Portugalete.

El servicio de reparto de Gaseosas Berriatua hace 60 años.

La saga del churrero. Facundo Soldevilla (1861-1950).

Vaquillas en San Roque desde Correos a la tejavana en los años 50.

Mujeres en la hostelería. Sofía Ayarza (1896-1969).

Anécdotas de nuestra historia. Coronada Encinas y Alfonso XIII.

Gumersinda Mª Mayor. “Mari la churrera” (1860-1949).

Novedades Bibliograficas.

Fundación El Abra.



Ya está incluido en la Biblioteca Digital Portugaluja. (pinchar).

Debemos resaltar al contemplar las dos páginas de

NOVEDADES BIBLIOGRAFICAS, la gran cantidad de títulos que se publican sobre la historia de nuestra Villa, que no hacen más que corroborar la importancia que Portugalete tiene dentro del marco general de la historia de nuestro País.

Como curiosidad constatar también una errata que se ha deslizado en estas páginas. A pesar de revisarlos multitud de veces el ordenador se ha empeñado en escribir que “Mari la churrera” era nacida en Aguilar del Rio Alhambra, en lugar del logroñés término de Alhama.








domingo, 23 de abril de 2017

TXOMIN BERECIARTUA Y SU PARROQUIA DE SANTA MARIA (1982-1991) (5)



Txomin Bereciartúa una vez dejada la parroquia recuerda los años posteriores, a sus colaboradores, y relata dos anécdotas de funerales:

Cuando en mil novecientos noventa y uno dejé de ser Párroco para ir destinado a la Parroquia de Santa Ana de Las Arenas, Javier Martinez Sueskun mi compañero pasó a ser el nuevo Párroco y, como tal, cogió el testigo de las obras, cerró la iglesia al culto y, tras dos años de exilio provisional en la Capilla del Colegio de Santa Ana, dio fin con bien a los trabajos emprendidos.
Yo me alejé de todo, ya que bastante que hacer tenía en Las Arenas, aunque volví en algunas ocasiones puntuales llamado por los dos Javieres, Javier Martín el Director de la Obra y el cura Javier. En una de ellas conseguí que hincaran el diente a dos aspectos delicados de la restauración, ya que yo veía muy clara la necesidad de quitar unos retablos neogóticos que ocupaban la actual capilla de San Roque y los testeros de las dos naves laterales donde ahora están el Tríptico y la Tabla flamencos. Además pedí y logré que se metieran con el Presbiterio y lo rebajaran en un peldaño. A pesar de los miedos al aumento de las deudas, me hicieron caso. Lo agradezco y me alegro, porque mi sugerencia mejoró mucho la obra. Tengo que decir que uno de esos retablos neogóticos retirados de las naves laterales preside hoy la Ermita de Santa Ana de Las Arenas.
En otra ocasión di mis consejos sobre los cierres o no cierres de alguna de las Capillas laterales. Algunas de éstas seguían apareciendo como propiedad de las familias que las habían levantado. Bueno, es un decir porque después de tantos siglos y tras el aumento vegetativo de las familias, las herencias y las ventas, vaya Usted a saber de quien eran las Capillas. Es el caso que las puertas de una de ellas estaban cerradas con candado cuando nosotros llegamos a Portugalete y que yo entre safari y safari había roto el candado y había abierto la Capilla al uso de todos. Un día vinieron un montón de miembros de una familia, que se decía propietaria de la misma y me rodearon entre amenazas y reclamaciones y yo me hice el sordo, pues estaba enterado de que no había papeles y de que en todo caso la tal capilla podía ser propiedad de decenas o cientos de familias descendientes de los fundadores de la Capilla. Consecuencia, esa Capilla quedó totalmente abierta tras las obras y luce ahora un Cristo gótico muy bueno, que estaba arrumbado en un rincón del coro y que según el profesor Barrio Loza de Deusto es del siglo XIV y procede de un humilladero existente en el actual cruce del Cristo.
Esta es una parte de mi rol como cura edificante, pero no en el sentido figurado y piadoso, sino en el real. Y no movido por un ansia de dejar recuerdos perennes. Es una necesidad que me nace muy dentro, en parte desde mi sentido de la estética herido por la belleza y grandeza de mis Templos abandonados por desidia y, en parte porque pienso que, al renovar y actualizar las Piedras nobles del Patrimonio de mis Parroquias, verdadero signo del Templo de Piedras vivas que ellas cobijan, mantengo vivo el Patrimonio cultural y artístico del Pueblo. Además, siempre he pensado que toda Comunidad humana necesita una buena casa.
Debo añadir aquí los nombres de algunas entidades y grupos amigos, que también echaron una mano en la tarea. Portugalete entero con sus aportaciones en dinero y los Padres Agustinos que cedieron a esta Iglesia el dinero procedente de la liquidación de la Fundación Casilda Iturriza. Haré mención también de la Asociación “Amigos de la Basílica” por mí fundada con la misión de cuidar siempre de que nunca se adueñe el deterioro de la misma.
Antes de terminar una de funerales. Mejor dicho, dos. Murió en San Sebastián Don Ángel Chopitea, Párroco que fue durante muchos años de Portugalete. Celebramos por él un funeral en nuestra Parroquia y yo acudí a los Funerales celebrados allá en Donosti. Con esa ocasión, me invitó su sobrina a comer y luego me llevó a donde Maritxu la bruja buena de Ulía, quien me leyó las manos y luego me echó las cartas. Todo salió bien y yo quedé contento y convencido de que todo era verdad. ¿Me tocará por ello algún tizonazo en el Purgatorio?
El otro Funeral fue muy distinto y se celebró por un portugalujo a quien la Guardia civil había matado en un piso de Cruces. Se mascaba el ambiente violento en una iglesia abarrotada. Quise comenzar diciendo algo así como “La muerte de ...”,  pero no pude continuar en medio del clamor a gritos “Asesinato, asesinato”. Continué gracias a que Gorka Martínez, amigo y portugalujo, subió al Presbiterio para pedir silencio. Nunca he celebrado un funeral más rápido, ya que ni tan siquiera repartimos la comunión, primero porque era imposible dado lo densamente apelotonados que estaban todos en la nave y además porque allí faltaba el espíritu de comunión. Los periodistas estaban al acecho de algún titular pero el sacristán oyó al de Radio Nacional que decía por teléfono “Ha sido muy breve y solo ha dicho que también Jesús murió muy joven”. ¿Qué esperaban?


jueves, 20 de abril de 2017

VICTOR SARDUY URRESTI (1889-1968)



Entre las fotos del archivo de Chus Navarro, figura esta que presentamos hoy y que corresponde a este sacerdote tan conocido y recordado en la Villa, ya que estuvo aquí casi medio siglo.
Había nacido en un caserío de Mújica y tras cursar estudios de Humanidades en Durango y los de Filosofía en el Seminario de Vitoria fue ordenado sacerdote en junio de 1916, celebrando su primera misa meses después.
Tras ejercer de párroco en el pueblecito alavés de Atauri, en 1920 pasó de coadjutor a Lejona y en 1924 fue trasladado a Portugalete.
Aquí estaba de párroco León Fernández Martínez (ejerció durante casi 50 años) al que sustituyó en 1930 Eduardo Escarzaga, y en 1932 Angel Chopitea con el que tuvo una gran relación hasta que este fue jubilado.
Euskaldún de nacimiento, por su carácter fue muy recordado en la Villa, y algunos recuerdan también sus discusiones, o conversaciones que no querían que trascendiesen, en euskera con Angel Chopitea, también euskaldun.
A Chopieta le sucedió en 1961 Pablo Bengoechea, y con este de párroco celebró sus bodas de oro de sacerdote con gran repercusión en la Villa, el día de San Juan Bautista de 1966.
A la misa solemne en la Basílica asistió el obispo Pablo Gúrpide y el presidente de la Diputación el portugalujo Placido Careaga, siendo sus padrinos el alcalde José Manuel Esparza y su esposa María Teresa Palacio.
Tras bailarle un aurresku en el pórtico de la Basílica se celebró un banquete en el Hotel, mientras en el Hospital Asilo, por invitación personal suya, se servía una comida especial.
Seguramente que muchos de los que le conocieron podrán contar particulares anécdotas de este cura que nunca quiso dejar “su pueblo portugalujo”, aunque tuvo ofertas para hacerse cargo de parroquias vecinas, y que recordaba con especial satisfacción de su larga permanencia en la Villa, el día en que su parroquia adquirió la categoría de Basílica.
Según su sobrina Pilar, en la foto aparece junto con su madre.


miércoles, 19 de abril de 2017

CENSURA MUNICIPAL EN EL FINAL DE LA DICTADURA



Tasio Munarriz, nos recoge hoy una muestra de censura que sufrieron en los años 1973 y 1974 las distintas sociedades o asociaciones portugalujas que actuaban fuera de la órbita del régimen:

1.- La Jefatura Superior de Policía denegó el 13 de marzo de 1973 a Paco Ruiz Ortega, presidente de la Sociedad Cultural, el permiso para celebrar una reunión en el salón de actos de la Casa parroquial de las asociaciones “Lora Barri”, “Asociación de familias”, “Los Barbis” y “Elai-Alai” por no considerar procedente su celebración.
2.-  En mayo de 1973 el alcalde prohibió la celebración de un ciclo cultural en el salón de actos del colegio de Santa Ana al Elai-Alai. El proceso fue el siguiente:
El 25 de abril de 1973 el delegado provincial de Información y Turismo autorizó al solicitante Andrés Rueda Olavaria, presidente del Elai-Alai, la celebración de este ciclo cultural con el siguiente programa:
”Un nuevo renacimiento” y “La literatura vasca de hoy”, conferencia de Mikel Zarate.
“Historiografía del País vasco”, conferencia de Carlos Caballero.
“Las condiciones sociales del desarrollo”, conferencia de Antonio Cayero Uría.
Proyección de la película “Ama Lur”, de Nestor Basterretxea.
El gobernador preguntó a Esparza sobre la procedencia o no de conceder la autorización. El alcalde pasó la pregunta al Consejo Local del Movimiento, cuya comisión de cultura le respondió de esta manera:
“(El solicitante) es persona de clara tendencia nacionalista y asiduo a la Parroquia de Santa María. …. Esta comisión de cultura informa de lo siguiente:
1º.- Es notorio el empeño de promocionar por parte de los organizadores  (coadjutores de la Parroquia de Santa María - Sociedad Cultural) los temas VASQUISTAS así:
a)        “Mesa redonda sobre la NOVELA VASCA, celebrado (sic) el 4 de mayo de 1973. (Organizada por el Elai-Alai)
b)        “Exposición de PINTORES VASCOS” celebrada en julio de 1972. (Organizada por la Sociedad Cultural en el chalé de Zugasti)
c)        “Expedición de MONTAÑEROS VASCOS a los Andes” conferencia de septiembre de 1972. (A cargo del club de montaña Ganerantz en el Java)
d)        El Ciclo Cultural que ahora anuncian referente a “LITERATURA VASCA, HISTORIA VASCA, ….”
e)        Y la misma “MISA VASCA” que se celebra todos los domingos y festivos en el mismo Colegio Santa Ana. (Decisión tomada por todas las parroquias)
2º.- “El Consejo Local denuncia y advierte lo arbitrario que resulta dedicar un interés tan preferente a un tema minoritario y que, a través del Colegio de Santa Ana tan vinculado a la parroquia de Santa María (parte del Colegio), no puede garantizar el que no sea utilizado dicho Colegio como foco de subversión” Portugalete, 8 de mayo de 1973,
El alcalde prohibió la celebración del ciclo cultural. Los que quisieron ver la película “Ama Lur” tuvieron que ir al colegio Santiago Apóstol de Bilbao.
3.- El 17 de noviembre de 1973 Esparza notificó a Txaro Arriaga, miembro de la Asociación de Mujeres de Portugalete, que el gobernador había prohibido la representación por el grupo teatral “La Asociación La Salle” de Sestao, de las obras “Retablo en tiempo presente”, “Farsas contemporáneas”, “La opinión” y “Los opositores” en el salón de actos de la Casa parroquial.
4.- El 6 de septiembre de 1974 funcionarios municipales retiraron de varias tiendas y bares carteles visados con el sello de Información y Turismo. Estas hojas fueron repartidas también a la salida de las misas en las parroquias de Nuestra Señora de Nazaret (La Florida) y María Madre de la Iglesia (Buenavista). Los promotores eran la Asociación de familias y la Sociedad Cultural, que informaban de la necesidad de que todos los vecinos participasen en la elaboración de un Plan de Ordenación urbana (P-O-).  La policía municipal fue a altas horas de la noche al domicilio de una de las personas que colocó esos carteles para que se presentase esa misma noche en el ayuntamiento con el fin de responder a algunas preguntas.
El alcalde escribió al gobernador el día 9 una carta en que le decía:
“La nota distribuida en murales y en las hojas, que adjunto copias, son un ataque constante al Ayuntamiento y a lo que éste representa, para lo que utilizan toda clase de mentiras e insensateces con las que este pequeño grupo de cariz comunista y separatista trata de infiltrarse con la aplicación de nuevos métodos y consignas recibidas empleando latiguillos como los de “derecho indiscutible a decidir como queremos Portugalete, etc…”
Se ha podido comprobar que la propaganda fue repartida por chicos y chicas, o sea gente joven.
Los responsables de las dos asociaciones citadas solicitaron una entrevista con el alcalde, que les recibió el día 12. Este les dijo que, además del visado de Información y Turismo, necesitaban la presentación de los carteles en el Ayuntamiento.
5.- Otra prohibición. El 27 de noviembre de 1974 el alcalde escribió al gobernador una nota en la que le decía que no era partidario de que concediese autorización al ciclo de Cine-forum programado por el club juvenil de la Asociación de Familias en el salón de actos de las Javerianas con las películas “El jardín de las delicias” de Carlos Saura, “Triángulo” de Rafael Moreno Alba, “Ana y los lobos” de Carlos Saura y “Chicas de club” de Jorge Grau. Lo razonaba diciendo que se trataba de una asociación impregnada de matiz partidista, estando encaminada toda su actuación a torpedear la labor municipal.




martes, 18 de abril de 2017

LAS FOTOS DE NUESTROS AMIGOS



Reseñamos con frecuencia las fotografías que nos envían para completar los archivos fotográficos de Portugalete, su vida, su gente, su paisaje, del último siglo de su existencia fundamentalmente.
Hoy con esta entrada queremos recordar que la mitad de los seguidores de este blog, lo hacen a través de Facebook, por lo que muchas fotos las podemos descargar a través de este medio en la que contamos con casi 2.000 amigos.
Como ejemplo traemos hoy estas dos fotos de nuestro amigo, vecino de infancia en el nº 12 del Ojillo, Juan Angel Barquin, que nos ofrece desde su muro. Nos trae a la memoria cuando de pequeños nos llevaban a la playa de Las Arenas, donde aparece él y su hermano con su madre, y una novedosa foto de las escuelas de Zubeldia, pues están en la entrada del edificio y con una curiosa casita de adorno.

En la última comida de Amigos del Ojillo, se recordó una vez más la necesidad de recopilar fotos familiares si queremos publicar la historia de la calle con más solera de la Villa.

lunes, 17 de abril de 2017

HERÁLDICA PORTUGALUJA (30): MONTAÑO-SALAZAR EN LA TORRE-MUSEO



Cuando ya había dado por terminada la serie sobre “Heráldica portugaluja”, ha surgido un nuevo escudo de Salazar a sumar a los ya publicados (Casa Salazar, Salazar-Retuerto, Torre de Salazar, Camposanto y Basílica de Santa María), del que he tenido noticias gracias al blog SANTURTZI HISTORIAN ZEHAR de García de Iturrospe, al hacerse eco de lo publicado en este blog, cuando comenté la presencia de varias piezas religiosas provenientes de la iglesia de San Jorge que se encontraban depositadas en el Museo de Arte Sacro de Bilbao, el cual las cedió para ser expuestas en el Museo de la Torre de Salazar.
Entre las piezas, figura una cajita de plata con tapa (140 x 65 x 50 mm aprox.), usada para guardar las crismeras con los Santos Óleos de estos tres tipos: de los catecúmenos, de los enfermos (Unción de los enfermos) y Santo Crisma (perfumado, para Bautismo, Confirmación, Orden Sagrado y consagración de altares e iglesias), que fue donada a la iglesia de San Jorge de Santurtzi por el Licenciado Montaño Salazar en el año 1569. Desconocemos si en su interior se encuentran las crismeras y si el “uncionario” citado en la leyenda, es la cajita.
La verdad es que ya fotografíe en su día esta pieza, pero solo por la parte delantera, no reparando en la inscripción y escudo que tiene en la parte trasera, que solo se puede leer al subir o bajar por la escalera, dado que la vitrina está adosada al  hueco de escaleras de la torre.
“ESTAS CRISMERAS CON SU : UNCION ARIO IZO AZER EL LICENCIADO MONTANO : SALAZAR PARA LA IGLESIA DE SANTIORGE DE SANTURZE 1569: “
En esa cara se puede leer la inscripción anterior que certifica la donación y bajo el texto, el escudo de Salazar pero con estrellas de seis puntas, que habría sustituido al original de los Montaño-Salazar, que según J. Ybarra y P. Garmendia al hablar de la torre de Montaño (barrio Montaño en Muskiz), lo describían así: “… no conserva el escudo de la familia o no lo tuvo nunca, pero existen datos de las armas de sus moradores (los Montaño), que llevan por armas: escudo partido en faja, en el primero en campo de oro, montaña del mismo color, sumada de una encina de sinople frutada con bellotas de oro y debajo un castillo de piedra sobre ondas de mar azul y plata. En el segundo, campo de gules con trece estrellas de oro. Este escudo del que existen variantes, acusa la vinculación de la torre de Montaño a los Salazar, lo que se comprende dada la proximidad del salazariego castillo de Muñatones, del que sería una avanzada”, que corresponde a la descripción que hizo Labayru
de un escudo de los Montaño originario de las Encartaciones y precisaba la situación del castillo de piedra con su torre de homenaje en la falda del monte. Sin embargo, Ybarra en su obra “Escudos de Vizcaya” cita otras variantes como el de la torre de Murga en Zalla, hoy ayuntamiento, “dividido en dos, en la parte superior ostentaba los tres sauces primitivos del escudo de Salcedo y  la superior, las trece estrellas salazariegas que usaron los” Montaño. También cita otro que describió Labayru como originario de Bilbao, “partido con una montaña en el primer cuartel y en el segundo, banda con cinco lises, dos sobre ella y tres abajo”. Como vemos, el único elemento común son las estrellas que el Licenciado grabó en la caja de las crismeras.
La cara delantera de la caja solo tiene grabado un óvalo y la cruz sobre el Gólgota, con los tres clavos y el INRI. En la tapa, a modo de asa, una esfera coronada por una cruz (creo que rota) que reposa sobre un elemento vegetal. Esta esfera recibe el nombre de orbe o “globus cruciger” y es una de las joyas que poseían y poseen los reyes y emperadores cristianos. El globo representa al mundo y la cruz el poder de Cristo sobre la Tierra, al que se someten los monarcas.
Pero ¿quiénes eran los Montaño-Salazar?. ¿Tenían relación con la Villa?.
Vamos a recurrir, una vez más, a los trabajos de investigación de Goio Bañales y en concreto a su obra “Mayorazgos de la Villa de Portugalete” con la que ganó el V Premio de Investigación Histórica Noble Villa de Portugalete.
En ella nos dice, que en la Villa existieron varios mayorazgos y que este es uno más de los que tenía parte de sus bienes vinculados fuera de los límites de la Villa, en concreto en Somorrostro, al ser originarios de Musques y San Pedro de Abanto, donde contaban entre otras posesiones con la casa-torre y aceña sita en Altamira, junto al río Pucheta (¿Cotorrio?), de la que no quedan restos.
En la Villa eran propietarios entre otras, de “la casa que fue morada del capitán Lope de Montaño Salazar, llamada casa de la Sierra, sita en la calle Santa María, a la cabeza de ella, frontero a la iglesia parroquial, pegante a casas que fueron del general Francisco de Vallecilla, con sus lagares”. A pesar del apelativo “casa de la Sierra”, es muy probable que fuese la actual  Santa María nº 26, tal y cómo dibuja Goio Bañales en un plano de su obra “Mayorazgos de la Villa de Portugalete”. Luce un escudo esquinero que Ybarra asignó –en mi opinión erróneamente- al apellido Jauregi, mostrando en su primer cuartel un castillo con torre de homenaje y árbol raigado a su lado, pero sin la montaña y las ondas de agua, que como hemos visto antes, eran una de las armas de los Montaño. A escasos metros de ella, en la calle del Medio, figuraba otro escudo con las 13 estrellas y estos dos elementos (árbol y torre).  Yo creo que ambos tenían relación.
El mayorazgo de Montaño Salazar fue creado por el Licenciado Lope de Montaño Salazar, provisor del obispado de Cuenca y fiscal del Santo Oficio de la Inquisición, en su testamento otorgado en Cuenca en 3 de marzo de 1569. En este documento testaría las crismeras a San Jorge e indicaba que sus padres, Lope de Montaño-Salazar y doña Teresa Gómez de Salazar habían repartido sus bienes entre sus hijos Pedro, Catalina y él mismo. A los dos primeros les correspondió por herencia los bienes que sus padres tenían en Portugalete, y al licenciado lo que poseían en Somorrostro.
En su testamento, el licenciado Lope de Montaño-Salazar dejó todos sus bienes, constituidos en mayorazgo, a su hermano Pedro de Montaño-Salazar mientras que este viviese y para que después le heredase el mayor de sus hijos, con la condición de que tomase siempre el apellido de Montaño-Salazar y que fuese su primera morada la casa y torre de Altamira.
Pedro de Montaño-Salazar (n.1508), hermano del licenciado, casó con doña María Ortiz de Santurce. Aunque no sabemos si fueron fruto de este matrimonio o de otras nupcias, nos consta que dejó por hijos a: 1.-Pedro, que heredó el mayorazgo y las posesiones de San Pedro de Abanto y  2.-Lope, capitán, que heredó en Portugalete. Casó en segundas nupcias y tuvieron tres hijos, todos ellos bautizados en la Villa en 1622, 1629 y 1632.

JOSE LUIS GARAIZABAL FLAÑO

Fotografías: Jose Luis Garaizabal (2017) y Goio Bañales.
Bibliografía: 
“Mayorazgos de la Villa de Portugalete” de Goio Bañales (1997),
“La casa-torre de Montaño (Muskiz)” de I. Martín y A. Zubizarreta,
“Torres de Vizcaya” de J. Ybarra y P. Garmendia (1946)
y “Escudos de Vizcaya” J. Ybarra (1967)