miércoles, 28 de septiembre de 2016

lunes, 26 de septiembre de 2016

domingo, 25 de septiembre de 2016

viernes, 23 de septiembre de 2016

FOTOGRAFIAS PORTUGALUJAS. LA GENTE DEL OJILLO




Con motivo de un viaje del que dirige este blog y para evitar que nuestros seguidores habituales no pierdan la buena costumbre de abrirlo todos los días, hemos recogido una docena de fotografías de nuestro archivo, que esperamos que puedan llegar correctamente.
esta de hoy puede ser una muestra, aunque no lleven nombres o fechas.
 Si alguno se anima, puede añadir en comentarios la información de que disponga.

jueves, 22 de septiembre de 2016

ANECDOTAS DE NUESTRA HISTORIA: LA MORALIDAD EN LOS BAÑOS



Recogemos hoy dos documentos curiosos como son el bando del alcalde republicano Cándido Busteros en el verano de 1936, (AHMP C318 N6) y la pena de 24 horas de cárcel por bañarse desnudo el verano siguiente de 1937, ya en plena guerra civil (AHMP C330 N19).

Sin comentarios.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

PORTUGALUJOS EN EL NAUFRAGIO DEL VAPOR ICIAR (17.4.1936)



 Un expediente municipal del Archivo Histórico (C324 N13) de 1936 lleva por título: “relativo a la felicitación y recompensa acordadas en homenaje a los vecinos que participaron en los trabajos de salvamento de los tripulantes del vapor ICIAR naufragado en el rompeolas del puerto exterior”. En él se citan los nombres de los homenajeados, y para que conste como recuerdo, los hemos recogido junto a las fotos del naufragio.

El relato del naufragio lo hace Manuel Torres Goiri, en su Aproximación a la Historia del Salvamento de Náufragos en el puerto de Bilbao:
El Iciar, de 485 toneladas de Registro Bruto, era un pequeño y viejo vapor de cabotaje dedicado al transporte de carbón y mineral entre los puertos del Cantábrico.
Había salido con destino a Gijón y cuando todavía se hallaba al abrigo del rompeolas de Santurtzi, comenzó a descargar un chubasco de granizo acompañado de fortísimo viento Norte, que lo hizo embarrancar en los bloques del rompeolas.
Comenzó a sonar el silbo de vapor y se lanzaron varios cohetes luminosos en demanda de auxilio.
Desde Algorta un vaporcito de practicaje fue el primero en llegar encontrándolo seriamente dañado y recomendando realizar la operación desde tierra, pero como el acceso por el rompeolas, rebasado por las olas, era muy peligroso se recurrió al remolcador Ayeta Mendi, que dado el poco calado de la zona tocó fondo.
Dos tripulantes murieron estrellados contra los bloques mientras el resto se mantenían en el castillo de proa o amarrados a lo alto del palo de proa.
Fueron llegando distintas embarcaciones de Portugalete y Santurtzi, así como miembros de la Junta de Salvamento de Portugalete y entre todos, en medio de fuerte viento y golpes de mar, consiguieron rescatar a los náufragos y trasladarlos a Portugalete.

El Iciar quedó partido en dos pedazos y sumergido en su práctica totalidad.