viernes, 30 de diciembre de 2011

URTE BERRI ON 2012




Con la imagen de esta felicitación que como todos los años nos ha enviado Martín González, queremos trasmitir a todos, nuestros mejores deseos para el nuevo año 2012.

ZORIONAK ETA URTE BERRI ON


Y antes de cerrar esta página por este año, agradecer a todos los que lo han hecho posible con sus colaboraciones y con su aliento, que mantenga el buen nivel de aceptación, alcanzando al día de hoy y durante el año que finaliza la cifra de 70.000 entradas. El blog está abierto a todos aquellos que tengan algo que aportar al conocimiento de nuestro pasado portugalujo, que nosotros procuraremos posteriormente dejarlo impreso en las publicaciones de la Colección El mareómetro y Cuadernos Portugalujos, que no dejan de ser patrimonio de todos los portugalujos.
Gracias a todos.

jueves, 29 de diciembre de 2011

JACINTO BENAVENTE EN PORTUGALETE

El dramaturgo Jacinto Benavente (1866-1954), Nobel de Literatura en 1922, nos dejó unas interesantes y olvidadas Memorias, recogidas en sus Obras Completas, tomo XI. En la parte I: 1866-1886 habla sobre Portugalete:

“Otro verano pasamos unos días en Portugalete. Portugalete era entonces un pueblecillo de pescadores, sin más comodidad para los veraneantes que unos hotelitos frente a la entrada de la ría, y la fonda de la Brígida, en donde nos hospedamos.

La Brígida, doña Brígida, era vizcaína de pura raza, tan carlista como vizcaína. En su fonda había almorzado alguna vez Don Carlos con su cuartel general durante el sitio de Bilbao. A los huéspedes los trataba como a liberales. En Portugalete como diversiones no había otros recursos que los naturales, aparte los que cada cual se proporcionara particularmente, también muy naturales, y a cargo casi siempre de las criadas del establecimiento. Unos pobres cómicos amenizaban las veladas con la representación de sainetes y piececillas en un acto, de tres o cuatro personajes. Era toda la compañía. Pero esto sólo cuando los huéspedes del hotel, previa consulta, acordaban asistir a la función y adquirían localidades. El local destinado a teatro era un cocherón del hotel. Los cuartos de los actores eran los pesebres. La primera y la única actriz cantaba tonadillas y malagueñas. La parte popular del público la trataba sin compasión. Por el día, los cómicos se dedicaban a la pesca con caña; sin duda, para reforzar su alimentación. ¡Pobres hijastros de Talía!(*).

A la ida y a la vuelta de Portugalete pasamos unos días en Bilbao, que me pareció horrible. Verdad es que el Bilbao de aquel tiempo no tenía nada de agradable. Fuimos también a Las Arenas, Santurce y Algorta. De ninguno de estos lugares tengo muy buen recuerdo”.


(*) Talía: la musa de la comedia. Se representa coronada de yedra y con una máscara en la mano derecha.


Daniel Docampo

miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL MERCADO DE LAS ALDEANAS EN EL SIGLO XIX



Entre el material pendiente de nuestro colaborador Dani Docampo existe una serie de cuadros de importantes pintores, algunos de Regoyos ya adelantamos la semana pasada, que nos servirán para el próximo libro de Portugalete en las dos primeras décadas del siglo pasado. Recogemos hoy este cuadro del que nos dice lo siguiente:

En La Ilustración Española y Americana, del 30 de Diciembre de 1898 Nº. XLVIII. Pág. 376, encontramos un cuadro del estupendo pintor cordobés Tomás Muñoz Lucena (1860-1943) titulado Un mercado en Vizcaya.

En el Inventario de la Colección de dibujos originales para "La Ilustración Española y Americana" de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Mª del Carmen Utande Ramiro, se matiza que en el reverso pone "Bilbao-Un mercado en Portugalete"; Así viene señalado: Cacharrería y otros puestos en el mercado, al aire libre. Al agua. 0,31 x 0,46. Firmado: «T. Muñoz Lucena». Reverso a lápiz rojo: «30 Diciembre 98/ 1899 (tachado).

En la citada revista se aludía a él en estos términos:"En las pintorescas costumbres populares del país vascongado, sintió el asunto Muñoz Lucena para el agradable dibujo cuya copia publicamos. Quien haya visto en aquella comarca la playa de una aldea el día de mercado, recordará seguramente la escena ante el dibujo, que con tanta verdad reproduce los tipos, los trajes y los detalles todos del cuadro".

Tomás Muñoz Lucena se distinguió por el colorido de sus composiciones. Fue discípulo de Federico Madrazo. Trabajó como profesor de dibujo y como ilustrador de Blanco y Negro.

martes, 27 de diciembre de 2011

LA DIANA PORTUGALUJA Y EL ELAI ALAI

La foto que encabeza esta entrada, aunque un poco desenfocada, corresponde al inicio de la Diana del año 1972, en la calle Bailen, y nos ha sido facilitada por Fernando Rueda.

Como el año que vamos a entrar el Elai Alai cumplirá 50 años de existencia y estamos colaborando con ellos en la preparación de un libro conmemorativo, aprovechamos para resaltar algunos de los hitos que han ido dejando en la historia portugaluja de este medio siglo.

Este que hoy recogemos es la recuperación de la Diana del día de la patrona, que tras su aparición en 1945 de la mano del Danok Bat, con los Pedro Heredia, Alfredo Cobos, etc desapareció durante 22 años para renacer con el Elai Alai, en 1967.

Esta sociedad tenía su local en una lonja de la calle Bailén y desde allí salió un coro de 50 voces dirigida por Alfredo Cobos acompañado de su grupo de txistularis. En los años siguientes, partiendo también de esa calle, se les incorporó como muestra la foto la Banda de Música Municipal.

lunes, 26 de diciembre de 2011

RECUERDO A ALFREDO COBOS REIMUNDEZ (1916-2001) Y A XABIER LAUZIRIKA FALLECIDO AYER.

Después de estos días de fiestas navideñas empezamos la semana totalmente en blanco, así que echamos mano del último personaje que teníamos pendiente de publicar en el blog de los que aparece en la última fichas de enportugalete.com correspondiente al mes de diciembre. De Alfredo Cobos, a quien muchos conocimos pues es todavía relativamente reciente su desaparición, quizás se ha dicho todo pero es importante que su imagen y su ejemplo perdure entre nosotros.
Al abrir el ordenador también nos hemos encontrado con el fallecimiento de Xavier Lauzirika, conocido como Estrobo en el mundo del remo, donde gozaba de un gran prestigio, pues era una verdadera enciclopedia viviente del mismo. Hace unos meses colaboró en un libro sobre la historia de Kaiku, pues como él decía «qué hago yo con tanta información, no quiero irme al otro mundo y llevármela conmigo». Igualmente a nosotros, este verano, nos pasó todos los datos que tenía sobre el remo portugalujo y diversas fotografía y colaboró en el artículo sobre la Historia del remo que recogimos en el último Cuaderno Portugalujo. Descanse en Paz.

viernes, 23 de diciembre de 2011

ZORIONAK . FELIZ NAVIDAD

Con estas vistas de Portugalete de hace un siglo, salidas de los pinceles de Dario Regoyos, quiero desear a toda la gente del mareómetro, a los que sigue este blog, a los amigos de facebook, y a los que nos han felicitado directamente, Dani, Martín, Borre, Alberto, Miren, Asier, Aintzane, Mª Jose, Raquel, Fernando, Jose Mari, José Luis, ………..


A todos

ZORIONAK,

FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS

y que estas tan solo sean el comienzo de un año pleno de felicidad

jueves, 22 de diciembre de 2011

EL DEPORTE DEL LANZAMIENTO DE BARRA VASCA EN PORTUGALETE

Estos días se ha inaugurado en Muzkiz una escultura al barrenador, una figura que aparece en el monumento a Víctor Chavarri y que en las fiestas portugalujas suelen recoger los desafíos de barrenadores.

Presumiblemente de este trabajo en las canteras o en las minas procedía el lanzamiento de la barra o palanca, posiblemente el juego más extendido en siglos pasados en el país vasco. En Portugalete, en el desaparecido campo de San Roque tuvimos ocasión de ver estas pruebas en los años 50 del siglo pasado con figuras como Celaya, Erauzquin o Iguarán. Precisamente estos personajes aparecen la foto de un campeonato de España de barra de 1935, siendo Iguarán (el futuro campeón) el niño que mantiene una jabalina. También recogemos una portada de la revista NOVEDADES de 1914, con un lanzamiento de barra. Y es precisamente en ese año cuando hemos encontrado que este deporte autóctono se practicaba en la antigua campa de San Roque.

La noticia aparece en un expediente de ese año existente en el Archivo Histórico Municipal en el que E. Recacoechea y Juan de Torrontegui de la Comisión de Fiestas del Centro Vasco de Portugalete exponen el programa de festejos que dicha entidad va a realizar el día 2 de agosto y que requiere permiso por ocupar los lugares propios del Ayuntamiento en que han de tener lugar:
“Por la mañana, una misa rezada en la capilla de San Roque y a continuación bailes de ezpatadantza y un aurresku de honor en la campa del mismo nombre y luego ejercicios de lanzamiento de barra por palankaris en la parte superior de dicha campa. Por la tarde, un meeting y a continuación una romería vasca amenizada por la banda de Galdácano en el mismo lugar.”

miércoles, 21 de diciembre de 2011

FOTOS DE LAS CAMPAS DE ZUBELDIA



En la última comida “del Cupón” del Elai Alai, estuvimos rememorando nuestros años mozos en los que tanto disfrutamos de esta campa de Zubeldia, ya sea como lugareños o como alumnos de las escuelas, y me liaron para que contase algo de ella.

Los niños de la foto de la derecha DE 1946 (cedida por Fernando Rueda), son sus hermanos José Antonio y Mertxe, desconociendo el nombre de la espectadora sentada, con el telón de fondo de las casas del frontón. Tras ellos la casa que construyó Juan Aranbarri en 1914, alineada con la pared del frontón La Estrella que un año antes y como consecuencia de un vendaval se había venido abajo sobre las losas de la cancha. Aranbarri estuvo casado con Narcisa Zabarte, hija del promotor del frontón Narciso Zabarte y a la muerte de esta, contrajo matrimonio con su hermana Milagros Zabarte. Se puede apreciar, entre la casa y el contrafuerte, el trozo de pared que fue reconstruido y a sus pies la chabola de los Alda. Igualmente se aprecia la casa nº 16 de la calle San Roque con su tejado inclinado una vez recrecida la casa en 1930, ya que las pelotas volaban por encima del tejado al estar pegada al magnífico frontis de piedra caliza, que como ya se ha dicho en este blog, aun sobrevive para vergüenza de los portugalujos, encajonado entre casas desde 1965. A la derecha de la casa, que en su día tenía los miradores de madera, se encontraba “el montículo” y varias chabolas, coronados por la pared que hacía de cierre de las gradas del rebote .Una acacia solitaria se erguía sobre la frondosa hierba y a ella solía estar amarrado el burro de gaseosas Sirimiri, que tenía en alguna de las chabolas su alojamiento. Allí aprendimos a cazar grillos con la pajita, a distinguir entre las “meacamas” y “la comida de culebras”, a degustar los “panecillos” de las malvas y a hacernos los valientes tocando las ortigas sin respirar…

En la otra foto de 1956, el que suscribe, muestra orgulloso el diploma y la cartilla con los que la escuela premiaba a sus alumnos a fin de curso. Tras de mí, uno de las decenas de arbolitos que se plantaron aquel año con motivo de la Fiesta del Árbol y de fondo las huertas de las últimas casas de la calle San Roque (nº 8 al 14), con la tapia de Mari Laca que custodiaba un frondoso jardín de rosas y unos perales que eran la tentación de toda la chavalería.

El paso de los años fue dando dentelladas a nuestra campa. Primero, las casas de Bailén, luego cayó el frontón y se construyeron las casas del Parque Móvil Municipal, se tapió su perímetro, se derribó el lavadero viejo y se construyó una escuelita sobre la tejavana y para remate se construyeron más edificios escolares en la parte trasera de la escuela y se eliminaron las escaleras con su pulido “resbalizo” y se mutiló la verja y las “puertas de hierro”.
José Luís Garaizabal Flaño

martes, 20 de diciembre de 2011

VISITA DE ADELARDO LOPEZ DE AYALA (1828-1879) A MATILDE DE ORBEGOZO





Siguiendo con el trabajo de Dani Docampo de los poetas que visitaron a Matilde de Orbegozo, recogemos hoy el poema que dejó escrito Adelardo López de Ayala, en el Álbum que al parecer ésta tenía, lo que también explicaría la improvisación que en él se aprecia.
Seleccionamos además, dentro del amplio repertorio de cuadros de esa época con Portugalete como centro, que ha recopilado dirigidos al próximo libro de la Colección El mareómetro, el de la poetisa y su marido Diego Félix Mazas, que ha tenido la amabilidad de facilitarle José Antonio Larrinaga correspondientes a su magnífico libro "Juan Barroeta Anguisolea (1835-1906). Retratista de Bilbao del Siglo XIX".

Recordemos que Matilde Orbegozo, prima carnal de Miguel de Unamuno (éste visitó muy a menudo el vecino palacio de El Salto cuando vivía allí su intimo amigo Enrique Areilza) se casó en 1860 con Mazas, teniendo su casa de Peñota como segunda residencia y donde moriría finalmente
Dejamos para más adelante el relato de la visita a Portugalete del citado dramaturgo y político López de Ayala, en 1860, de la que dejó constancia en su correspondencia recogida en el tomo XXVII, 1912, de Revue Hispanique.

lunes, 19 de diciembre de 2011

LA POETISA MATILDE DE ORBEGOZO Y PORTUGALETE





En la entrada anterior hablamos de la entrega de premios de poesía correspondientes a la XV edición que promueve la Asociación Poética Mario Angel Marrodán, cuyo alma mater es Joseba Gotzon y que contó con una nutrida asistencia de público que salió muy complacido.


Si indagamos en la historia de la poesía y poetas en han pasado por Portugalete nos aparece siempre el nombre de la poetisa Matilde de Orbegozo (1837-1891), que murió según cuenta Juan Antonio Garmendia Elósegui en Jugos familiares “en su preciosa casa de campo “Peñota”, entre Santurce y Portugalete, sobre las rocas de aquella desaparecida playa, en 1891; casa que dejó inmortalizada Losada en un delicioso cuadro”.


Desconocemos la existencia de este cuadro, por lo que colocamos en esta entrada un recorte de postal donde aparece su casa, el chalet de Mazas, su marido, y por donde al parecer fue visitada por numerosos poetas.


Como entre el material pendiente de publicar de Dani Docampo nos habla de algunos de estos visitantes de Portugalete, como fueron Pedro Antonio de Alarcón y Adelardo López de Ayala, que ambos le dedicaron poemas, el primero de los cuales recogemos hoy y el del segundo le haremos mañana, como recuerdo de nuestro desaparecido amigo Mario.


También Antonio Trueba, que habla en diversas ocasiones de nuestra Villa, en El libro de los cantares apostilla al último poema del libro, El pasajero: “Escribí este cantarcillo en Bilbao en Octubre de 1859, al volver de mi aldea nativa, en el álbum de la señorita doña Matilde de Orbegozo”. Parece, por tanto, que Matilde de Orbegozo tenía un libro lleno de poemas de sus visitantes, lo que también explicaría la improvisación de Ayala en su poema que reproduciremos mañana.

sábado, 17 de diciembre de 2011

LAS PRESENTACIONES DE SURPOSA Y MARRODAN




Aunque hemos finalizado la semana, quiero dejar constancia de dos actos que han tenido lugar el jueves y viernes en el Centro Cultural Santa Clara, y que nos tocan muy de cerca.

El primero fue la presentación de los 25 años de Surposa, la Sociedad Urbanistica de Rehabilitación de Portugalete, que ofreció a los asistentes un magnífico libro memoria, de sus actuaciones durante este cuarto de siglo, con un DVD recreando los orígenes de nuestra Villa medieval.

Como coincide con el fin del período de vida laboral de nuestro compañero Javier Martín García, que ha llevado la gerencia con verdadero amor y eficacia durante los años de existencia de la sociedad, queremos desde estas líneas sumarnos a las felicitaciones que ha recibido por la labor realizada y desearle unos próximos años “jubilosos” dedicado a sus aficiones que hasta ahora haya tenido un poco desatendidas.

Una de esas aficiones, ha sido el dibujo y la pintura, y como muestra dentro de su participación en el Consejo editorial de la Colección el Mareómetro nos quedan los tres tomos de las obras de Zunzunegui con ilustraciones coloreadas por él. Esperamos que ahora, libre de las ataduras de los horarios y obligaciones laborales, podamos aprovechar más su colaboración, dado el gran amor que siente por su pueblo.

Para nosotros ha sido un honor colaborar en la realización del libro que se ha presentado, sin necesidad de recurrir a colaboradores externos, donde las fotografías expresamente seleccionadas y mimadas por él, muestran un recorrido vivencial por toda su trayectoria de esos años. La misma satisfacción nos trasmite Roberto Hernández Callejones a quien se le pidió su colaboración para el magnífico DVD, por sus conocimientos de la historia de nuestra Villa.

Referente al segundo acto que se celebró ayer con la entrega de Premios de la XV edición de poesía Mario Angel Marrodan, constatar que resultó todo un éxito. En su recuerdo la próxima entrada de este blog la dedicaremos a la poesía.

viernes, 16 de diciembre de 2011

LA PLAZA DE SAN JOSE CONDE PELAYO EN PORTUGALETE

Ayer hablamos en este blog de Juan José Conde Pelayo, el famoso médico de los pobres, recogiendo sus problemas con el clero tanto en Madrid como en Portugalete, donde el párroco recomendaba en carta a sus feligreses que “huyan y eviten su trato” y a él le argumentaba lo siguiente:

“Qué diría usted del dueño de una casa de juego que, al considerar la disminución de los ingresos en su caja, se quejara del padre de familia, que en uso de su derecho y mirando por el bien de sus hijos, hubiese prohibido a estos la entrada en el mencionado centro de corrupción y de vicio? Apelo al sentido común, ¿tendría derecho a quejarse?
Hoy jocosamente reproducimos un fragmento de un callejero portugalujo, publicado, seguramente desde Bilbao, desconociendo la fama de ateo y anticlerical que le ponían algunos de sus convecinos, donde nuestro protagonista ha sido ya elevado a los altares con el nombre de San José Conde Pelayo. La Plaza de este nuevo santo, se encuentra junto a la avenida de Simón Bolívar. Los seguidores de nuestro médico de los pobres, de fuera de la localidad, si vienen en peregrinación en el Metro a visitar la citada plaza tendrán que bajarse en la estación de Peñota, tomando la salida al Hospital de San Juan Bautista.
Agradecemos al buen amigo “investigador privado” que ha localizado y nos ha enviado este curioso gazapo.

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL SOMBRERO DE CONDE PELAYO




Juan José Conde Pelayo, una de las personalidades más queridas y relevantes de la historia de nuestra Villa, fue objeto de un atropello religioso el 22 de junio de 1884.

Al ir a visitar a un paciente gravemente enfermo, dio de bruces con una procesión que avanzaba por la calle de Hortaleza de Madrid. Sin demorar su marcha, siguió abriéndose paso entre la multitud allí congregada. De repente, recibió un golpe en la cabeza que hizo que cayera su sombrero. Era un guardia de Orden Público que le advirtió que no se detuvo ante la imagen santa ni se quitó el sombrero en actitud de respeto. Ante la protesta de Conde, y preguntando el por qué de tal atropello, sólo encontró por respuesta del guardia un “que porque me da la gana”. Fue llevado preso a la prevención de la calle de la Reina y después a la de la calle del Barco, siendo liberado a las dos horas. Pero no acabó aquí el episodio: Conde Pelayo fue llevado a juicio, siendo condenado el 1 de julio por el juez Eduardo Ruiz García Hita a “la pena de diez días de arresto que deberá sufrir en su propia casa; multa de 20 pesetas y en todas las costas de este juicio”.

La sentencia fue recogida en su totalidad por el Boletín del Clero de Obispado de León en enero de 1885. No obstante, se interpuso una apelación celebrándose la vista el 22 de julio y se revocó la sentencia definitivamente el 27 considerando que “D. Juan José Conde Pelayo no ha ejecutado ninguna acción ni omisión de las penadas en el Código” pues “por el mero hecho de pasar a sus quehaceres con el sombrero puesto sin preocuparse de la procesión por una de las aceras de la misma calle que aquella recorría, y optar por retirarse una vez de descubrirse ante la intimación del primer agente de la Autoridad que le puso en esta alternativa, no perturbó aquel acto del culto católico ni ofendió los sentimientos religiosos de los concurrentes, ninguno de los cuales aparece que se quejase ni aún reparase en ello”.


Esta colaboración de Daniel Docampo, la hemos trasladado a la Biblioteca Digital Portugaluja, entre los artículos históricos, en los que hemos añadido la sentencia de 1884 del Boletín del Clero del Obispado de León y un artículo del periódico Las Dominicales. Del Libre Pensamiento, de fecha 29 de abril de 1888

miércoles, 14 de diciembre de 2011

ANTECEDENTES DEL BAILE DEL AURRESKU EN PORTUGALETE

El próximo año 2012, cumple medio siglo de existencia en la Villa la sociedad Elai Alai, que ya está calentando motores preparando los actos conmemorativos de tan importante efemérides. Con este motivo nos darán a conocer la extensa actividad desarrollada en pro de la cultura vasca en todas sus facetas, desde la música y danzas hasta todas las demás manifestaciones tanto sociales como deportivas de nuestra cultura.

Por este motivo es bueno conocer los antecedentes en Portugalete del actual folklore y hoy traemos dos ejemplos que hemos encontrado estos días referentes al aurresku.


Escorihuela en el primer tomo de la Colección el Mareómetro, en su “Topografía de Portugalete” en 1870, nos decía que aquí “el baile denominado Aurrescu es tan antiguo y más que sus fueros, danza en la que luce uno sólo (siguiéndole en círculos varios jóvenes asidos de las manos), su agilidad y oído para llevar el compás de sus movimientos al par de las notas que salen del pito y tamboril tocado a la vez por un solo músico, llevándole a cada conclusión de la danza una joven, a la que rinde homenaje bailando en su presencia y así sucesivamente con todas, hasta que cada uno tiene su pareja correspondiente y se hace desde este punto la danza general.”


El segundo lo encontramos en el libro Eusko Lorak. Sestao 1957-2007, una memoria de los cincuenta años de esta sociedad tan relacionada con el nacimiento del ELAI ALAI. Lo cuenta Iñaki Irigiyen al hacer “algo de historia de las danzas vascas”, y referente a los aurreskus señala que en el siglo XIX en unas cartas de 1857 de bilbainos que se habían desplazado a Portugalete a pasar el verano escriben sobres las fiestas que aquí se hacían: “baste deciros que se bailaba hasta el aurreku, el cual lo hizo un día primorosamente Antonia la modista, mujer de Emilio”. Igualmente en el Noticiero Bilbaino del 15 de setiembre de 1875, dice que ante las buenas noticias de la guerra con el triunfo liberal, “formóse con este motivo una animada romería, en la que el más importante papel estuvo reservado a las señoras, dando verdadero ejemplo de entusiasmo liberal, bailando el tradicional aurrescu, que fue calurosamente aplaudido por los concurrentes”.

martes, 13 de diciembre de 2011

RETAZOS FOTOGRAFICOS DE LA HISTORIA DEL REMO PORTUGALUJO



Tras la publicación del último número de Cuadernos Portugalujos con una dedicación especial a la historia del remo portugalujo, hemos recibido diversas aportaciones fotográficas de portugalujos que han bogado en la época moderna en las embarcaciones portugalujas.

Hoy seleccionamos dos de las facilitadas por Jaime del Horno “Trole”, y que corresponden a los años 1965 y 1967, años difíciles del Club San Nicolás con disensiones internas que dieron lugar a dos grupos enfrentados y a la creación del Club de Remo Txanpa (1966).

En la primera de ellas, frente al local de Guyma en la plaza, un grupo con algunos de los componentes del batel de San Nicolás con trofeos conseguidos ese día: Jaime del Horno, José Antonio Murga y su esposa, Hilario Duarte, Rosendo y José Mª Elortegui.

En la segunda del año 1967, el batel del Txampa, que remaba con el nombre Portugalete Buma y camiseta negra con ribete amarillo con la siguiente tripulación: Adolfo Marrtínez (patrón), Pablo del Val, Jaime del Horno, Fernando Arana y Jose Mª Elortegui.

lunes, 12 de diciembre de 2011

ANTONIO BERGILLOS GURRUCHAGA

Hemos colocado en la Biblioteca Digital Portugaluja, el último trabajo de investigación realizado sobre un personaje portugalujo como fue el doctor Antonio Bergillos Gurruchaga, merecedor de una calle en la Villa por su gran labor entre sus vecinos.

Los autores son Roberto Hernández Gallejones, archivero municipal, y José Manuel López Díez, autor del Diccionario Histórico de las calles de Portugalete. Si las noticias sobre este médico no eran muy abundantes, los autores se han repartido el trabajo de investigar, por una parte su trayectoria profesional con numerosas noticias del Archivo Histórico Municipal, y por otra los aspectos familiares y académicos, menos conocidos dado que nació en la provincia de Córdoba y estudió la carrera de medicina en Santiago de Compostela.

Al ilustrar la entrada con las placas que rotulan su calle, nos hemos quedado con las ganas de titularla: Dos placas distintas de la misma persona y una sola calle verdadera.

El artículo se puede leer en la BDP, dentro de los Artículos, Memorias:
http://bibliotecadigitalportugaluja.com/pdf/articulos/Memorias/Antonio%20B.%20Gurruchaga.pdf

viernes, 9 de diciembre de 2011

JOSE LECUE SARACHO, ALCALDE NACIONALISTA DE PORTUGALETE EN 1920



Tasio Munárriz en sus investigaciones en el Archivo Histórico Municipal, en el libro de actas de los plenos de la Corporación, nos descubre que en 1920 Portugalete tuvo un alcalde nacionalista aunque fuera solamente durante diez días. Por su extensión este escrito iría mejor en un artículo de la BDP, y aquí un resumen, pero por problemas puntuales informáticos, lo reproducimos integro:


Las elecciones municipales en la época de la monarquía se realizaban cada dos o tres años. En un año se elegían 6 concejales y en otro 7 para completar el número de 13 ediles que componían la Corporación.

Las elecciones de 1917 dieron este resultado:Nicolás Garaizabal Ureta (Monárquico-Nacionalista ¿?) (200 votos), Santiago Basterra Vergara (Monárquico) (184), Angel Suárez Ugarte (Monárquico) (176), Manuel Orozco Galicia (Monárquico) (173), Galo Martínez Ugalde (Monárquico) (147), Alfredo Burgos Castaños (Socialista) (141) y Benjamín Aqueche Liozaga (Nacionalista) (73).

En las del 2 de febrero de 1920 salieron elegidos:Juan Torrontegui Astorquiza (Nacionalista) (222 votos), Juan Arambarri Belaunde (Nacionalista) (213), Francisco Araco Escobal (Monárquico) (201), Manuel Meléndez López (Monárquico) (117), Félix Landaida Villota (Monárquico) (114) y José Lecue Saracho (Nacionalista) (111).
No resultaron elegidos los candidatos de la alianza demócrata-republicana Santiago Santamaría, Pablo Pérez Ruiz, Félix González Cintora y Pedro Díez Tapia ni los socialistas Carlos Martínez, Francisco Soldevilla, Tomás de la Fuente y Primitivo Soto.

Tengo mis dudas con respecto a la calificación política de Garaizabal porque, por un lado, se presentó a las elecciones formando grupo con Suárez y otros monárquicos en la candidatura “piñista”. La “Piña” era el grupo de grandes capitalistas (Víctor Chávarri, Gandarias, etc) que tenían testaferros políticos. En 1917 la de Portugalete fue la única candidatura piñista en toda la provincia. Por otro lado, como veremos después, se enfrentaron en una sesión de la Corporación dos grupos: cinco monárquicos y cinco nacionalistas. Pero nacionalistas sólo eran cuatro. ¿Quién era el quinto? Garaizabal, porque Suárez no le incluía en la minoría monárquica. En 1934 pertenecía al PNV. Probablemente a lo largo de su legislatura dejó de ser miembro del grupo de Suárez y se hizo nacionalista, si ya no lo era.
En la sesión del pleno del 1 de abril de 1920 cesó como alcalde y concejal Miguel Carranza Campos por haber terminado su ciclo de cuatro años y no haberse presentado a las elecciones y se constituyó la nueva Corporación. En ese momento comenzó el conflicto. La presidencia interina la ejerció Juan Torrontegui por ser el electo con mayor número de votos. El alcalde debía ser elegido en primera votación por la mayoría absoluta de los concejales presentes, que eran once. Faltaron los monárquicos Martínez y Basterra.

Los concejales emitieron su voto en una urna. Torrontegui empezó a sacar las papeletas apareciendo en la primera el nombre de Lecue. Pero en ese momento recordó de que no había depositado su voto por distracción y se dispuso a hacerlo. Suárez protestó porque el presidente quería votar una vez iniciado el escrutinio. Después de la discusión consiguiente, nadie se opuso a que votase. El resultado fue: José Lecue (5 votos), Angel Suárez (5 votos) y Alfredo Burgos (1 voto).
Como ninguno había conseguido la mayoría absoluta, se volvió a discutir sobre lo que había que hacer. Se llamó al gobernador, pero éste estaba ausente. Su secretario consultó con el abogado asesor y dijo que no podía contestar concretamente y que se obrase en consecuencia. Con la conformidad de todos los concejales, se procedió a una segunda votación con el mismo resultado.
Se hizo un sorteo y la suerte recayó en Lecue, que quedó elegido alcalde.
Para designar al primer teniente de alcalde se hicieron dos votaciones con el mismo resultado: 5, 5, 1. En el sorteo fue nombrado Orozco. En la elección del segundo teniente de alcalde, del primer y segundo regidor síndico se siguió el mismo sistema saliendo elegidos a suertes Garaizabal, Torrontegui y Aqueche respectivamente. La nueva Corporación decidió que las sesiones ordinarias fuesen los jueves a las seis y media de la tarde.

El 8 de abril se reunió el pleno bajo de presidencia de José Lecue. Se discutió sobre si se debía leer o no el acta de la sesión anterior, cuando se constituyó la nueva Constitución. Suárez y Landaida reclamaron su lectura, pero Lecue les contestó “que no procedía leerla por tratarse de una acta especial, sin carácter de ordinaria ni extraordinaria, la cual estaba a disposición de los Srs. Concejales para que se enterasen de ella cuando lo tendrían por conveniente”.
Suárez, en nombre de la minoría monárquica, compuesta por él mismo, Araco, Meléndez, Orozco y Landaida, expresó su protesta y su decisión de retirarse. (Aquí no aparece Garaizabal). Lecue levantó la sesión porque los concejales que se quedaron no eran número suficiente para seguir.

El día 11 de abril apareció a las 9 de la mañana en la puerta del salón consistorial el anuncio de una sesión de urgencia para las 11, convocada por el delegado del gobernador. A la sesión acudieron sólo seis concejales que se enteraron o que estaban advertidos. Bajo la presidencia del delegado se procedió a una tercera votación ganando por 6-0 Suárez como alcalde. El secretario municipal Eusebio Santamarina hizo constar que el acta de esta sesión se la dictó el delegado del gobernador. Durante la sesión la Guardia Civil había ocupado la Plaza y el Ayuntamiento.
En la sesión del día 15 de abril Lecue tomó la palabra para pedir que los elegidos ilegalmente en la del día 11 debían dejar su puesto a los legales del día 1. Leyó y entregó al secretario municipal un escrito en el que decía:
1.- La elección de la sesión del 1 de abril fue legalmente definitiva, según Reales Ordenes que citó.2.- La sesión del día 11 no tenía carácter de urgencia porque podía ser una reunión ordinaria o extraordinaria y en estos casos la convocatoria tenía que haberse hecho en el domicilio de los concejales y un día antes.3.- A la sesión del día 11 sólo asistieron 6 concejales, que no componen la mayoría absoluta para tomar decisiones.
En el acta apareció que los otros concejales no tuvieron votos, pero es que no había más concejales que los 6. Después de larga discusión, se leyó el acta de la sesión del día 11 y se pasó a votar su aprobación, con el siguiente resultado:
No, 6, (Torrontegui, Arambarri, Garaizabal, Burgos, Lecue y Aqueche) y Sí, 4, (Araco, Meléndez, Landaida, y Orozco).
Suárez no acudió a la sesión. Lecue exigió que, a la vista de los resultados de esta votación, los concejales debían ceder sus puestos conseguidos en la sesión del día 11. Orozco, que hacía de presidente, le contestó que no podía ceder el puesto que le había dado el gobernador.
El día 22 de abril hubo otra sesión, en la que Arambarri requirió a Suárez que se retirase y dejase la presidencia a Lecue. Suárez le respondió que “con mucho gusto por su parte abandonaría la presidencia por ser una carga poco apetitosa, pero que no lo hacía fundado en que el gobernador civil, su superior jerarquía, convocó a una junta o reunión de concejales, en la cual fue elegido por seis votos, que nunca obtuvo el Sr. Lecue, manifestando también que lo hará si se resuelve en ese sentido el recurso que se ha formulado”.Ese mismo día se presentó el recurso ante el ministro de la Gobernación.

jueves, 8 de diciembre de 2011

EXPOSICION DE LUCIO DELGADO IRAZOLA



Estos días de fiesta son buenos para darse una vuelta por la Torre de Salazar y admirar la obra de Lucio Delgado, un portugalujo de los de siempre, y por lo tanto de los del mareómetro, que nos muestra su visión de distintos lugares de la Villa.

Como gran portugalujo los ingresos de la exposición están destinados al Santo Hospital del Glorioso San Juan Bautista.



miércoles, 7 de diciembre de 2011

MANUEL CALVO EN LA HISTORIA DE LA INSURRECCION DE LA ISLA DE CUBA (1870)





Hoy Dani Docampo nos sorprende con este grabado de nuestro indiano por antonomasia, que hubiéramos querido ofrecer en los números de Cuadernos Portugalujos que trataron de su figura y que a no dudar, dado que murió en el siglo XX, incluiremos en el próximo libro de la Colección El Mareómetro, que recogerá el Portugalete de 1900 a 1920, con sus personajes, urbanismo, vida festiva, deportiva, cultural, etc.

Esperamos de nuestros colaboradores cualquier tipo de aportación tanto fotográfica como periodística, pues servirá para completar estos años tan interesantes de la historia de la Villa.
La colaboración de hoy de Dani, dice lo siguiente:Eleuterio Llofríu Sagrera (1835-1880): dramaturgo, historiador y periodista español, fue director de El Álbum de las Familias (Madrid). El dibujo que traemos corresponde a su libro en dos tomos Historia de la insurrección de la isla de Cuba (1870). En él, muestra a Manuel Calvo de forma amable y pacificadora. "El señor Calvo [...] habíase distinguido por su ardiente patriotismo y por su noble anhelo de ver pacificada la Isla. Su influencia, puesta en juego en la península, su prudencia, tino y comedimiento, le atrajeron legítimas consideraciones. El elemento peninsular tuvo en él un digno representante, a cuya actividad se debieron algunas mejoras de importancia para las Antillas" (pág. 457, tomo II) "Entre las personas que más influyeron, hallábase don Manuel Calvo, representante del elemento español en Cuba, y que residía en la península a la sazón, procurando conciliar las opuestas tendencias, siempre en beneficio de aquella Antilla, tan digna de mejor suerte y víctima a la sazón de la más encarnizada contienda" (pág. 771, tomo II). Menciona también el telegrama que en 1868 mandó desde Madrid -donde se instaló para tener una actuación más directa participando en el envío de tropas e impulsando en algunos periódicos corrientes favorables al inmovilismo del régimen español- al ministro de Ultramar (Adelardo López de Ayala, recién nombrado) para que mediara de forma activa en el conflicto intentando siempre que se retrasaran las reformas político sociales de la Isla, pues cualquier cambio podía perjudicar sus intereses:
Madrid, 25 de octubre.

Nada resolverá el señor ministro de Ultramar sin oír a los interesados.Me autoriza para comunicarlo así.
Pronto saldrán muchos refuerzos. - Manuel Calvo.

martes, 6 de diciembre de 2011

GALDOS Y MANUEL CALVO EN SUS EPISODIOS NACIONALES

Siguiendo con las notas enviadas por Daniel Docampo, referentes a Manuel Calvo, que recogeremos íntegramente todas juntas primeramente en la Biblioteca Digital Portugaluja, como paso previo para utilizarlas en algún nº de Cuadernos Portugalujos, se refiere hoy a dos novelas de los Episodios Nacionales, Quinta serie. En ellas Galdós hace mención de Manuel Calvo en términos poco favorecedores. Ambas versan sobre el problema del colonialismo español en Cuba y que complementan los comentarios que se hicieron el día de la presentación de La úlcera de Zunzunegui sobre la acusación de negrero al indiano protagonista de la novela.
En España trágica, cap. XIV, dice: “con el dinero que han traído de Cuba don Manuel Calvo y demás negreros para hacer propaganda en favor de la esclavitud ...”.

En Amadeo I, cap. V: "Quieren los buenos españoles que si se ha de quitar la esclavitud, nos contentemos ahora con el vientre libre, dejando lo demás para mejores tiempos. Si así no se hace, peligrará la riqueza, la propiedad, y los ingenios serán pronto montones de ruinas. Para meter estas ideas en las cabezas alocadas de acá, los hacendados desean tener aquí órganos de la opinión sensata. Hacen ellos su cuestación, reúnen una porrada de miles de pesos y la mandan acá. Ahora viene el dinero a las manos de don Manuel Calvo, que está en Madrid. ¿No le conoce usted? Vive en casa de Lhardy. Es la única persona que Lhardy aposenta en su casa… De las manos de Calvo pasa el dinero a las de don Adelardo Ayala, que lo distribuye…, porque no es sólo El Debate el que cobra por defender la buena causa. ¡No he visto yo pocos fajos de billetes pasar de las manos de don Manuel a las de don Adelardo!"
Como notas a pie de página, Dani nos aclara que El Debate fue un periódico muy conservador que dirigió el mismo Galdós de 1871 a 1873. Defensores a ultranza del inmovilismo cubano respecto a España, en este episodio se refiere al dinero que recibía Albareda, su fundador, de “los ricos hacendados de la Isla para crear aquí una opinión favorable a sus intereses” y que lo financiaban. Referente a Adelardo López de Ayala (1829-1879) dramaturgo y político español, fue ministro de Ultramar en cuatro ocasiones en los periodos de 1868 a 1876. Redactó el famoso Manifiesto de Cádiz, el 19 de septiembre de 1868.

lunes, 5 de diciembre de 2011

LA CASA LHARDY DE MADRID Y MANUEL CALVO



La semana pasada con los actos de presentación de nuestras publicaciones en el GRAN HOTEL PUENTE COLGANTE, dejamos incompleto un trabajo más amplio de Daniel Docampo, todo él relacionado con diversos aspectos de la figura de Manuel Calvo, en uno de cuyos apartados trataba de la Casa Lhardy de Madrid, cuyo cocinero y camareros, en verano, llevaban el restaurante Inza anexo al servicio de Hotel.
No podemos imaginar Madrid sin Lhardy” escribió Azorín en El espejo del fondo, capítulo del libro Madrid. Lhardy fue y sigue siendo un famoso restaurante madrileño en la Carrera de San Jerónimo fundado en 1839 por Emilio Lhardy (1806-1887). Se convirtió en el paradigma del lujo y la exquisitez culinaria y Emilio Lhardy “hombre de mundo, listo como pocos y algo socarrón” (El País, 11-02-1907) en uno de los hombres más celebrados de todo Madrid y España, al igual que su hijo Agustín (1847-1918) que le relevó en el negocio a su muerte, además de ser un notable paisajista.

Fastuosos eran los dos mostradores enfrentados flanqueando al famoso espejo isabelino que cantara magistralmente Azorín en el citado El espejo de fondo y los tres salones-comedores de la planta superior: el salón Isabelino, el Blanco y el Japonés. La alta sociedad frecuentaba sus carísimas mesas. Frente al lujo de su escaparate diseñado por Rafael Guerrero y que aún conserva su antigua fisionomía de madera de caoba traída ex profeso de Cuba, solía enfrentarse a la pobreza que miraba su luna con resignación.

Entre líneas serias como las de Juan Valero de Tornos en ABC de 1903: “Tengo mucha hambre, abuelito, y hay en este escaparate tantas cosas…” se alternan las picarescas: hablando de los cursis dice Miguel Moya que “tienen especial gusto en ser centinelas del escaparate de Lhardy, con un palillo en los dientes por fuera, para hacer creer que han comido fuerte” (Miguel Moya, Madrid Cómico, 19-12-1880). Situación que recuerda a la conocida del Buscón de Quevedo en la que el hidalgo se esparce migas de pan en la barba para simular que ha comido.

Son innumerables las referencias a Lhardy a lo largo de sus años de vida. Muchas de ellas, están recogidas en Lhardy, panorama histórico de un restaurante romántico 1839- 1978 de José Altabella. Pero no hace mención, apenas de pasada en el episodio galdosiano Amadeo I, de Manuel Calvo.

Recogemos una crónica sepultada en el olvido de El Día 3-04-1918 que hace justicia a la importancia del portugalujo en el restaurante:“Pretendieron muchos que se les proporcionase hospedaje en la casa restaurante, pero no aceptó las peticiones a no ser en excepcionales casos. El opulento capitalista cubano D. Manuel Calvo, socio de la Transatlántica, gran financiero y representante muchos años del partido español de la Isla, venía con frecuencia a la Península para ventilar asuntos importantísimos en todos los órdenes. Indicó a Lhardy el deseo de habitar en su casa sin poner precio al hospedaje. Dio por excusas aquél no tener local bastante y en condiciones para acceder a la reiterada pretensión; pero el caprichoso banquero solucionó el asunto reformando por su cuenta un piso de la casa, amueblándolo lujosamente y así habitó varias veces la célebre vivienda.

A la mesa de Calvo se sentaron todas las notabilidades de aquella época. Era un banquete diario y fastuoso, buscado y apetecido por el experto naviero para ponerse en íntima relación con los conspicuos de la política, para satisfacer sus fines. Dos eminentes artistas gozaron también de hospedaje en la casa: el eminente Sarasate y el ilustre Mariano Benlliure”.

Añadimos dos más: Según La Iberia (11-06-1886) Manuel Calvo había llegado a Madrid procedente de Cuba siendo “visitado por los señores marqués de Comillas y Romero Robledo en casa de Lhardy” ."Aunque es conocida la amistad íntima de Calvo con el marqués de Comillas, señalar la también íntima amistad con el marqués de Valdeiglesias (Ignacio José de Escobar y López de Hermosa) y Romero Robledo, el cual le visitaba cada verano en la Villa, como señalamos en otro artículo". A tenor de su llegada a Madrid escribe La Época (2-09-1887): “El señor Calvo era uno de los más antiguos y más cariñosos amigos del inolvidable marqués de Valdeiglesias; juntos trabajaron con el fervor de un españolismo sin tacha y de una lealtad sin esperada recompensa por la restauración del Trono legítimo y por la integridad del territorio. Juntos, en los días nefastos de la revolución de setiembre, se reunían con Ayala, con Sotolongo, con Vida, con Elduayen y con otros en aquellas habitaciones que Lhardy tiene siempre preparadas para el Sr. Calvo, y en cuyas conferencias tantas iniciativas fecundas se tomaban y tantas briosas campañas se organizaron” .

viernes, 2 de diciembre de 2011

DE PORTUGALUJO A PORTUGALUJO: DE TXEMA A ALFRE

EL ENTRAÑABLE HOMENAJE A ALFREDO "POLVORILLA"




Según estaba previsto ayer por la tarde tuvo lugar el merecido homenaje a Alfredo López Santamaría, por toda una vida dedicada a su querido Club de Remo San Nicolás.
Con el salón del Hotel lleno de amigos, y con la adhesión de muchos más que no pudieron asistir y le trasmitieron su afecto. El alcalde Mikel Torres le entregó un trofeo recordatorio del acto, que finalizó con la actuación de Txema Llorente y Los Barbis, y un merecido refrigerio, resultando tremendamente entrañable e impregnado de espíritu jarrillero.
Nuestro amigo José Luis Gutiérrez Landa, tan diligente siempre, recogió diversas imágenes del acto y esta mañana ya las teníamos en nuestro ordenador con esta dedicatoria:
Un saludo a tod@s los amantes de las tradiciones jarrilleras.

jueves, 1 de diciembre de 2011

LA COCINA DEL GRAN HOTEL DE PORTUGALETE EN LA GOURMET'S GUIDE TO EUROPE DE 1908



Ayer tuvo lugar en el Gran Hotel Puente Colgante, la presentación del último libro de la Colección El mareómetro, La úlcera de Juan A. Zunzunegui.
Dani Docampo, que no pudo asistir, nos envía desde Pamplona, esta reseña sobre la cocina del que Zunzunegui llama en su novela GRAN HOTEL:

Nathaniel Newnham-Davis (1854-1917) importante gastrónomo inglés que publicó en 1908 Gourmet's Guide to Europe. En ella habla de la comida europea y hay un apartado para Portugalete: En Portugalete, el puerto de Bilbao, hay un restaurante –bueno, como lo suelen ser los restaurantes españoles– anexo al hotel del lugar, el Inza, cuyo propietario es Don Manuel Calvo. El cocinero y los camareros vienen de Lhardy, el famoso restaurante de Madrid, y pasan el verano junto al mar. Los precios del restaurante son caros. Portugalete es sólo un lugar de veraneo.

Un siglo después el Gran Hotel sigue manteniendo un gran nivel de calidad gastronómica con unos precios adecuados. En él nos volveremos a encontrar hoy los portugalujos para homenajear a Alfre López Santamaría (Polvorilla) por su dedicación al remo portugalujo durante toda su vida.