martes, 25 de septiembre de 2012

REGLAMENTO FESTIVO DEL COLEGIO DEL CARMEN EN 1941



Ahora que el curso escolar ya ha empezado traemos la noticia que nos facilitaron Alex e Iñaki de la Asociación ALCARAN del Colegio del Carmen, sobre el reglamento festivo que rigió en este centro al comienzo del curso 1941-42.
La foto que encabeza la entrada, enviada por Karla Llanos, hará recordar a muchas mujeres que iban desde el casco urbano portugalujo a dicho colegio, caminando junto a las vías del tranvía, un paisaje hoy desconocido, con las canteras, las casas de Abatxalo, el matadero,… 

Después de los años de la República y de la guerra, la sociedad de la época insistió mucho en la recuperación de la moral y el uso de buenas costumbres. De este modo, las instituciones, tanto civiles como religiosas favorecían la organización de eventos y espacios en el que la población tomara parte en actividades de tipo religioso y lúdico.
En el colegio, el día 12 de octubre de 1941, se inauguró el Reglamento Festivo del colegio, sobre todo por insistencia del párroco, don Angel Chopitea, que tuvo gran interés en su puesta en marcha, aunque las instalaciones parroquiales, según la Hermana Superiora, no fueran las mejores para su uso. Los padres debían dar el consentimiento y las alumnas podían ser expulsadas del colegio si no asistían a los eventos programados.
La función del Reglamento es similar a lo que pretenden los hoy llamados Clubs de Tiempo Libre, lógicamente cambiando el contexto social y cultural de la época, de modo que los padres, “a quienes queremos aliviar del grave peso de la vigilancia y educación de sus hijas”, dejaran a buen cuidado las niñas en estos días festivos.
El reglamento refleja como el colegio, “dándose cuenta de que cada día debe ser mayor la vigilancia y esmero en la formación moral e intelectual de las jóvenes”, piensa que, sobre todo los domingos y días de fiesta, las niñas deben formarse religiosa y culturalmente asistiendo tanto a los oficios como a “los actos de recreo y cultura” que se imparten en los salones parroquiales.
El reglamento es sencillo, constando solamente de dos artículos:
1º Todas las alumnas, mayores de siete años asistirán, los domingos y días festivos, a la misa de ocho y cuarto en la Parroquia.
2º Las tardes de estos mismos días, todas las alumnas de este colegio, tienen obligación de asistir a la función parroquial y a los actos de recreo y cultura que tendrán en los salones del mismo.
Adjuntamos otra vista con la zona de Azeta y Sestao, para recordar que entre las alumnas del colegio había también procedentes de Sestao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada