martes, 24 de octubre de 2017

LAS PRIMERAS MUJERES EN UNA CORPORACION MUNICIPAL PORTUGALUJA






Intentando aportar nuestro granito de arena al trabajo en pro de la igualdad de la mujer, que un grupo municipal lleva a cabo, hemos recabado información, desde el punto de vista histórico, de cuándo las mujeres se incorporaron al gobierno municipal en nuestra Villa.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de Fernanda Carranza, como la primera mujer concejala y fundadora de la recordada Escuela Dominical, pero no sabíamos nada de otra mujer que le acompañó en aquel momento histórico y que fue Carmen López Bedia.
Desde el Archivo Histórico Municipal, con Roberto Hernández Gallejones y Nieves González Diez, y la aportación rigurosa de nuestro colaborador José Manuel López Diez, nos facilitan algunos datos, con los que confeccionamos esta reseña.
Fue en mayo de 1872, cuando Julián López Bustamante y Francisca Bedia Portilla, tuvieron una hija, Carmen López Bedia, que nació en Marina de Cudeyo (Cantabria).
Julián era hermano mayor del conocido farmacéutico Elías, y ambos habían nacido en Rebollar. Referente al primero, nacido en 1848, sabemos que al enviudar se trasladó a Bizkaia donde se dedicó a negocios relacionados con las minas.
Establecido en Las Carreras y casado en segundas nupcias con Vicenta Francés Diez, que fue la primera maestra de ese barrio de Abanto y Ciérvana, tuvo allí dos hijos, uno de ellos, Ismael López Francés, nacido en 1885.
En 1893 se trasladó a Portugalete donde su hermano pequeño Elías López Bustamante, tenía la farmacia desde diez años antes y se estableció en el nº 2 de la calle de la Barrera, posteriormente la calle Nueva, de Casilda Iturrizar.
En esta “casa de los Aqueche”, donde nacería en 1900 Juan Antonio de Zunzunegui, se establecieron y desde donde siguió con sus negocios siendo entre otras cosas accionista del Puente de Vizcaya.
Siguiendo la cultura social de la época la hija Carmen solo hace los estudios elementales, y al hijo Ismael, que tenía 7 años cuando llegó a la Villa, le mandó a estudiar preparatorio a Zaragoza y luego la carrera de farmacia a Santiago de Compostela licenciandose en 1906. Volvió para establecerse en Las Arenas donde abrió una farmacia y se casó en 1908 con Faustina Andéchaga Aqueche, nieta única del famoso general carlista Cástor Andéchaga, muerto en el combate del Puerto de las Muñecas en 1874.
Este Ismael López Francés hermano por parte de padre de Carmen López Bedia, se trasladaría luego a Madrid y en 1925 volvería para abrir su farmacia en Guernica, donde destacaría en el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS), siendo el primer alcalde republicano en 1931 y extendiendo luego su actividad al ámbito provincial como Diputado por Gernika.
En lo referente a Carmen vivió con su madrastra, al quedar esta viuda, en el citado domicilio junto con la familia Aqueche con la que le unía lazos familiares por el matrimonio de su hermano. 
Poco sabemos de su actividad pues como era costumbre en los padrones municipales pone de profesión “su sexo”. Amiga de Fernanda Carranza, en 1928 durante la dictadura de Primo de Rivera, a sugerencia de esta, fue nombrada concejala con ella, (tenía ya 56 años) con Jesús Chapa de alcalde, hasta 1930. Trabajó en las áreas de Beneficencia y Sanidad, Instrucción Pública y representaba al consistorio en la “Casa de los pobres” de la Fundación Manuel Calvo. Murió en febrero de 1931 por una pulmonía.

Curiosamente durante la República ninguna mujer ocupó ningún puesto en las corporaciones municipales, y menos con la dictadura franquista por lo que tuvo que llegar el año 1979 con las primeras elecciones democráticas, cuando entraran otras dos mujeres, Mari Carmen Ipiña y Lola López de Arcaute. La primera ocupaba el nº 8 entre los 25 elegibles del PNV donde había también otra mujer y la segunda ocupaba el 2º puesto en las listas del PC, en las que también otra mujer ocupaba el 6º. Por su parte el partido ganador PSOE solo llevaba una mujer en el puesto 17.
Había pasado medio siglo desde que Fernanda Carranza y Carmen López Bedia, habían puesto la primera pica en el ayuntamiento jarrillero, un lento progreso en el camino de la igualdad.


Esta entrada nos puede servir también para aclarar la cita, que nos llegó por vía oral, que se hace en el libro Portugalete y su gente (1991) en su página 96:  Fernanda Carranza fue la primera mujer concejala, cargo que aceptó con la condición de que nombraran también a Carmen Bustamante, ya que no quería ser la única mujer en el Ayuntamiento.
Julián López Bustamante era hijo de Manuel López y María Bustamante. Su hermano Elías López Bustamante, el boticario portugalujo, firmaba como Elías L. Bustamante, y se le conocía al igual que a su botica y a su familia como Bustamante, a secas.
Si en la partida de nacimiento de nuestra protagonista figura como Carmen López Bedia Bustamante Portilla, al afincarse en la Villa y con el precedente de su familia farmacéutica, era conocida popularmente como Carmen Bustamante, y en su partida de defunción figura como Carmen López-Bustamante Bedia, y también en su esquela, siendo enterrada en el panteón familiar de la familia L. Bustamante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario